sábado, 3 de agosto de 2013

bancá un toque

Estoy leyendo toda la basura que escriben en twitter, ya vengo.

domingo, 15 de julio de 2012

Lo lamento

Dicen que estas deprimido, que hay que adecuarse, que hay un mundo mejor, dicen. Te entregas a la ciencia, lo mismo de siempre, gente bien pensante, los mejores, los que llevan la antorcha del saber occidental, desde los griegos, desde Roma, nosotros, los seres pensantes. Ellos y ellas prometen un mundo mejor, aliviar el dolor psíquico, vivir la vida bien, te dicen que vas mal.
Prometen una realidad mejor, una vida mejor, llegar a eso que nos prometieron, a ese ideal occidental, al Estado de Bienestar. Prometen un volver a empezar, un reseteado mas, una actualización mas del software. Evolución, de última generación, upgrade your mind. El sistema de exclusión no se detiene, cada vez hay mas gente y es mas difícil acceder a la primera o segunda clase, la mayoría queda en el furgón de cola cayéndose por atrás. Hoy se experimenta con el cerebro, con todo tipo de drogas, parece la única salida, LA salida. Mientras millones caen al abismo, al olvido, a la marginación, a la muerte lenta, invisibles masas de anónimos sin destino sin madre ni padre ni perro que les ladre. Oscuridad que como un imán los arrastra sin esfuerzo, la comodidad de dejarse caer los acuna, los mima, los pierde. Algunos se resisten pero no tienen chance, están perdidos, por mas que sean fuertes y tengan carácter. Ahí están, las masas anónimas, los caídos en desgracia, los sin suerte, los hay víctimas de su resistencia pues esta es usada en su contra, su deseo es usado por otros. Porque quieren vivir, son explotados. La única potencia posible de los impotentes es dejarse caer, inmolarse, quitar colaboración, salirse del sistema y morir de frío, afuera, a la intemperie, bajo las estrellas inalcanzables, fuera de la historia, prescindibles, asesinables, olvidables. Pero siguen ahí, ahí están, sobreviviendo sin alma y sin destino. Fuera de la historia. Fuera de la fiesta. Fuera del Sentido y del Sinsentido.
Gente cosificada, que puede comprarse, usarse, tirarse, venderse, cosas. 
Sus rebeliones son espasmos individuales, adicciones, crímenes, pequeñas escaramuzas, griterío, vulgaridad, muerte en soledad. Esos marginados que por no cargar con mochilas culturales se reproducen sin escrúpulos serán mayoría y pasarán a ser marginadores, y los pensantes serán vencidos, se perderán en la multitud, anonadados, debilitados por el número de zombies.
Los acontecimientos se precipitan, fuerzas de un poder descomunal están próximas a desencadenarse, ya no las pueden sujetar, los tiempos se terminan, no hay lugar para esperas ni horarios ni fechas, el movimiento está en marcha y no hay vuelta atrás. Occidente se derrumba inevitablemente, estrepitosamente, como las torres. De pronto parece que todo se detiene, el derumbe se posterga, pero al rato vuelve la debacle, la gravedad es constante, la lucha sin cuartel. Todo lo que el hombre construye el tiempo lo destruye, ruina sobre ruina, fracaso sobre fracaso. Espadeos verbales, discursos a los gritos, todos al mismo tiempo, tiempo real. El pasado que no quiere morir y se aferra con uñas y dientes y cadenas y garras que desgarran. Te quieren matar, sabelo. No hay inocencia en sus palabras, no hay buenas intenciones en sus buenas intenciones, sus manjares envenenan, sus sonrisas son fingidas, frígidas, tontas, drogadas, muertas, llenas de anzuelos, gente sin alma. Zombies. Mussolini colgando de una soga.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Un rostro en la multitud.

Fuera del cuerpo solo hay palabras, letras, razón. Veo shows imponentes en River Plate, mato cucarachitas, arreglo el flotador del inodoro, no conozco a nadie en ningún lugar. El gordo del almacén vende yogur que estaba feo, lo tiro a la basura, cometo arbitrariedades como todos, no soy nadie, soy todos, la nada misma, un rostro en la multitud. Hace mucho calor en marzo, veo al hombre llegando a la luna en youtube, el ronroneo de la heladera Siam, el sonido del televisor del vecino que no duerme, sudor, libros que no leo, noche, conventillo, ronquidos, gruñidos de alguien acabando con trasfondo de porno, el fondo de la olla. Laura se queja del calor, la encargada es una uruguaya de mierda, pelotuda que cree que el hotel es de ella, ancianos olvidados, despojos humanos, hay gente que vive años en hoteles como este, donde si te atrasas un día en el pago te saca la policía, la encargada, la policía, la calle llena de basura, los africanos que venden baratijas símil oro, caricaturas humanas, rostros y rostros y rostros con miradas tristes, con ojos de hambre.

sábado, 18 de diciembre de 2010

papo de psicólogo

rafting

Una casa en la campiña junto a un río, que arriba, pasa por una ciudad. El agua es bastante sucia. Cada día crece mas. Una noche, arrasa con las sillas del jardín. La correntada es potente. Ya no podemos cruzar en bote al otro margen. Nos dicen que viene mas agua, que hay que salir de ahí. El auto no arranca, vamos en bicicleta hasta el pueblo. Deambulamos por las calles vacías después de la lluvia de verano, nos sentamos en la plaza a tomar un helado, recorremos los bares, los almacenes, no hay nada mas que calma y aburrimiento. Volvemos a la casa. El río se llevó el pequeño atracadero para botes y parte del jardín, un árbol se inclina casi vencido sobre las caudalosas aguas. Pronto el galpón desaparecerá también, inflamos el bote de goma, la tarde se oscurece, sopla un viento arremolinado, ¿vamos?, vamos. Nos arrojamos a la corriente. Ahora el río nos lleva montados a su lomo, nos hace cómplices de su poder de erosionar la tierra, de arrasar casas, allá vamos, río abajo, comiendo y brindando por nuestra nueva casa flotante.

lunes, 25 de octubre de 2010

www.elgourmet.com



Este video fue encontrado cerca de un manojo de huesos, presumiblemente del joven blanco que aparece comiendo una ratita, y del camarógrafo.